lunes, 31 de marzo de 2014

Muere lentamente

Muere lentamente quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música
quien no encuentra gracia en sí mismo
Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.
Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito
repitiendo todos los días los mismos
trayectos,
quien no cambia de marca,
no se atreve a cambiar el color de su vestimenta
o bien no conversa con quien no conoce.
Muere lentamente
quien evita una pasión y su remolino de
emociones,
justamente éstas que regresanel brillo a los ojos
y restauran los corazones destrozados.
Muere lentamente
quien no gira el volante cuando está infeliz con
su trabajo, o su amor,
quien no arriesga lo cierto ni lo incierto para ir
atrás de un sueño
quien no se permite, ni siquiera una vez en su vida,
huir de los consejos sensatos......
¡ Vive hoy !
¡ Arriesga hoy !
¡Hazlo hoy !
¡ No te dejes morir lentamente !
¡ No te impidas ser feliz !

Martha Medeiros



jueves, 27 de marzo de 2014

COPENHAGUE





El corría, nunca le enseñaron a andar,
se fue tras luces pálidas.
Ella huía de espejismos y horas de más.
Aeropuertos. Unos vienen, otros se van,
igual que Alicia sin ciudad.

El valor para marcharse,
el miedo a llegar.

Llueve en el canal, la corriente enseña
el camino hacia el mar.
Todos duermen ya.

Dejarse llevar suena demasiado bien.
Jugar al azar,
nunca saber dónde puedes terminar...
o empezar.

Un instante mientras los turistas se van.
Un tren de madrugada
consiguió trazar
la frontera entre siempre o jamás.

Llueve en el canal, la corriente enseña
el camino hacia el mar.
Todos duermen ya.

Dejarse llevar suena demasiado bien.
Jugar al azar,
nunca saber dónde puedes terminar...
o empezar.

Ella duerme tras el vendaval.
No se quitó la ropa.
Sueña con despertar
en otro tiempo y en otra ciudad.

Dejarse llevar suena demasiado bien.
Jugar al azar,
nunca saber dónde puedes terminar...
o empezar.

miércoles, 12 de marzo de 2014

SUMANDO ESPINITAS


http://huesosnegros.deviantart.com/art/estudio-tiburon-esqueleto-32691137


En un año tan redondo como este 2014 (y lo digo porque estrenaré década) una echa la vista atrás y va viendo además de años se van sumando espinas.

Hay ciertas espinas que parece que ocuparon un lugar, se enquistaron y ahí están. Siguen inmóviles, a perpetuidad pero ya no duelen. Se aprende a vivie con ellas y casi ni te enteras que están.

Hay otras espinas clavadas de tal manera que en un movimiento en falso, se convierten en agujas que pinchan e incomodan. Esas duelen según en qué momentos y, además de siempre estar, hacen daño; incuso mucho daño.

Y las hay sangrantes. Esas espinas provocan una herida abierta, incurable para las que no se ha inventado vacuna ni remedio.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

OCEAN´S 39


No te caes, 
no te ahogas. 
Nunca es el final.
Saca la cabeza y respira.
No es el momento en que el océano te atrape.
Tú sabes nadar.
Déjate tranquila,
háblate,
déjate llevar por tu instinto.
¿Ves? sabes hacerlo.
Tú puedes.
Inténtalo, ¡venga!
Eres más fuerte de lo que crees.
¡No, no, no!
¡No lo hagas!
No te dejes.
Arriba.
...
Bueno, o déjate llevar, sí
...
al fin y al cabo el océano es un buen sitio donde desaparecer.


FOTO: Weeki Wachee spring, Florida (1947), de Tori Frissell.

domingo, 8 de septiembre de 2013

Ángeles Caso (periodista y escritora asturiana) publicó ésto y aquí lo comparto por genial:


 "...en este momento de mi vida, no quiero casi nada. Tan sólo la ternura de mi amor y la gloriosa compañía de mis amigos. Unas cuantas carcajadas y unas palabras de cariño antes de irme a la cama. El recuerdo dulce de mis muertos. Un par de árboles al otro lado de los cristales y un pedazo de cielo al que se asomen la luz y la noche. El mejor verso del mundo y la más hermosa de las músicas. Por lo demás, podría comer patatas cocidas y dormir en el suelo mientras mi conciencia esté tranquila.

También quiero, eso sí, mantener la libertad y el espíritu crítico por los que pago con gusto todo el precio que haya que pagar. Quiero toda la serenidad para sobrellevar el dolor y toda la alegría para disfrutar de lo bueno. Un instante de belleza a diario. Echar desesperadamente de menos a los que tengan que irse porque tuve la suerte de haberlos tenido a mi lado. No estar jamás de vuelta de nada. Seguir llorando cada vez que algo lo merezca, pero no quejarme de ninguna tontería. No convertirme nunca, nunca, en una persona amargada, pase lo que pase. Y que el día en que me toque esfumarme, un puñadito de personas piensen que valió la pena que yo anduviera un rato por aquí. Sólo quiero eso. Casi nada o todo."  

lunes, 2 de septiembre de 2013

La vieja y el mar.


La brisa del mar hacía danzar su cabello, ya muy aclarado por las canas,  que aún solía llevar suelto. 

Como venía haciendo casi todos los días que su estado físico le permitía, Any era la primera de la casa en cenar, luego se iba su cuarto, se preparaba coqueta y cuidadosamente y se dirigía nerviosa a una roca que hay en el medio de la playa. Allí se sentaba y dejaba pasar los minutos, a veces, las horas mirando hacia donde el mar quiere terminar como si después de él no hubiera nada más; hacia el infinito. 

Algunos días los nietos de Any también bajaban a la playa a jugar y saludaban a su abuela sin molestarla. Habían aprendido a respetar ese momento de soledad que su abuela convirtió en rutina y del que parecía disfrutar más que de ningún otro del día.

Y ciertamente así era y así lo necesitaba Any. Ese infinito era el suyo, aquel en que se estancó hace años, tantos ya... La vieja pensaba y repasaba aquellos años en que fue verdaderamente feliz, en los que sus ojos brillaban y sus sueños llenaban todo su espíritu. Millones de momentos y siempre los mismos. Con cada una de sus ensoñaciones una sonrisa asomaba en sus labios. Se sentía feliz como lo fue antaño; mientras sus sentimientos afloraban como lo hicieron 30 años atrás, la circulación se le aceleraba y sus mejillas se sonrojaban y hasta podía escuchar el susurro de la brisa marina llamándola: 

-Any, mi dulce Any. 

Y así volvía a un estado vivido, su preferido, en que la pasión fue un pilar en su vida y el motor de su existencia. 

Y así era feliz porque, como repetía a sus nietos, la felicidad se mide por momentos y ella se los exigía cada día, en ese pequeño rincón del mundo ajeno a todo y a todos.

Al sconderse el sol, y sintiendo esa frialdad -provocada por la noche, o por la soledad, en sus viejos huesos, Any decidía volver a la realidad, se levantaba de la pesada roca que le hacía de asiento, alzaba la vista al cielo y repetía en silencio aquella promesa que una vez se hizo y que resultó ser más pesada que la roca que la acogía cada día. Entonces daba la vuelta, deshacía los pasos andados y la expresión de su rostro volvía a entristecerse, sus labios se crispaban, sus cejas ya no hablaban y el corazón volvía arrugarse como lo hizo aquel verano en el que la roca comenzó a ser su refugio. 

Sólo ella sabía lo que escondía aquel océano que se hizo infinito y en que cada día buscaba ese sueño que una vez compartió. Sólo ella sabía lo feliz que fue y lo mucho que amó.

Ahora la roca y el mar son testigos mudos de su desdicha, de la vieja desdicha que se convirtó en una pesada carga desde aquel momento en que no se dejó llevar por su corazón.



Al otro lado del océano hay un viejo desdichado que cada día acude al malecón. Abre su mochila, saca una vieja caña sin anzuelo y allí se sienta a pescar. El viejo sueña con pescar un precioso tesoro que dejó escapar 30 años atrás.

lunes, 31 de diciembre de 2012

OFERTA: COLECCIÓN CONTOS DAS ILLAS


Xa podedes adquirir a 
colección de "CONTOS DAS ILLAS" 
a un precio increíble: 
20€ os catro libros 

[ILLAS CÍES, CORTEGADA, ONS e SAN SIMÓN(xa que o de Tambo está esgotado)] .

A colección entregaráse adicada pola autora.  

Tamén podedes comprar libros soltos (6€/uno). 

Poñédevos en contacto co meu comercial: amapeot@gmail.com ;)


Se queredes información de cada libro, premede no títlulo: